image_pdfimage_print

Álvaro García

La termostasis es el proceso por el cual los animales intentan mantener una temperatura corporal constante a pesar de los cambios en la temperatura ambiental. El estrés por calor ocurre cuando los animales son incapaces de disipar suficiente calor para mantener su temperatura corporal. Este aumento en la temperatura corporal resulta de la combinación de calor del ambiente y el incremento de calor producido internamente durante la fermentación ruminal y el metabolismo de nutrientes. Además, el estrés por calor aumenta la frecuencia respiratoria (jadeo) para mejorar la disipación de calor.

El incremento de calor es mayor cuando el consumo de alimento y la producción de leche son elevados, por lo que las vacas de alta producción son más sensibles al estrés por calor que sus compañeras de grupo con menor producción. Si bien ha habido una amplia investigación que analiza estos efectos en vacas adultas, se ha hecho relativamente poco para abordar las posibles consecuencias negativas sobre la productividad futura, la salud y la reproducción de sus crías.

Consecuencias a largo plazo de que las terneras sufran estrés por calor in útero o recién nacidas

Las terneras lactantes generalmente no se consideran una prioridad cuando se implementan estrategias para manejar el estrés por calor en las granjas. Las razones principales son, que tienen una relación superficie/masa corporal más elevada y el incremento de calor no es muy significativo, en comparación con las vacas adultas. Sin embargo, el estrés por calor en terneras tanto en el útero como inmediatamente después del parto puede tener consecuencias a largo plazo en su productividad.

This content is locked

Login To Unlock The Content!
image_pdfimage_print

Related Posts