Mantener rebaños saludables es una prioridad en las lecherías modernas. La prevención, el diagnóstico temprano y el tratamiento efectivo de los trastornos de salud son necesarios para mejorar el rendimiento de las vacas y mejorar la longevidad de los animales.

La mayoría de los problemas metabólicos de la vaca lechera ocurren durante las dos primeras semanas de la lactancia. Se ha reportado que casi el 25 por ciento de las vacas que dejan los rebaños lo hacen durante los primeros 60 días en lactancia.