image_pdfimage_print

Lucas Pantaleón

 Introducción

El concepto One Health (Una Salud) se asocia a la intrincada relación entre los animales, los humanos y el medio ambiente con respecto a la salud y la enfermedad.1 La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) considera One Health como una visión holística para abordar desafíos complejos que amenazan la salud humana y animal, la seguridad alimentaria, la pobreza y los entornos donde florecen las enfermedades. 2 Es un enfoque para abordar problemas complejos de salud pública que involucran múltiples disciplinas, como enfermedades zoonóticas emergentes, seguridad alimentaria y selección de patógenos resistentes a los antimicrobianos. 3 La creciente interdependencia de las personas con animales y sus productos ha llevado a One Health a la vanguardia de las profesiones veterinarias y médicas.1 El concepto fundamental de One Health es la importancia de una colaboración multidisciplinar coordinada que trabaje a nivel local, nacional e internacional para lograr una salud óptima para las personas, los animales y nuestro medio ambiente. 1,2

La bioseguridad se ha definido como un trabajo de estrategia, esfuerzos y planificación para proteger la salud humana, animal y ambiental contra los patógenos. 4 La FAO adoptó en 2003 la bioseguridad como un término integral que incluye políticas y regulaciones para proteger la agricultura, la alimentación y el medio ambiente del riesgo biológico. 5 La bioseguridad se basa en la implementación de medidas para prevenir la introducción de enfermedades en una población, por ejemplo, utilizar fuentes acreditadas de ganado nuevo y de reemplazo o establecer un área de separación. La prevención y el control de infecciones tienen el objetivo de limitar el impacto de la introducción de patógenos en una población, por ejemplo, mediante la vacunación adecuada para aumentar la inmunidad o el lavado de manos. 6 La bioseguridad y la prevención de infecciones deben practicarse en conjunto para prevenir y minimizar el impacto de la enfermedad en un rebaño.

La convergencia de las personas, los animales y nuestro entorno ha creado una nueva dinámica, en la que la salud de cada grupo está íntimamente interconectada. 1 El concepto One Health comparte los tres pilares de la bioseguridad (humana, animal y medioambiental) y esta debe implementarse teniendo en cuenta One Health, especialmente cuando se trata de colaboración y cooperación entre sectores para controlar la propagación de agentes patógenos.  Por ejemplo, localmente, los grupos de veterinarios y productores pueden brindar orientación sobre temas de importancia a las juntas de salud locales. Las asociaciones médicas humanas y veterinarias locales podrían reunirse con mayor frecuencia para discutir temas de interés mutuo en sus comunidades. A nivel nacional e internacional, los líderes de las partes interesadas de One Health podrían catalizar el concepto para llegar a los médicos, productores y público en general locales.1

Liderazgo y One Health 

Los veterinarios deben trabajar junto con otras disciplinas, incluidas la salud pública, la medicina humana, la bioingeniería, la ciencia animal, la ciencia ambiental y la fauna silvestre. Este trabajo de colaboración será clave para mejorar la salud mundial y contar con sistemas de producción animal saludables ayudará a satisfacer la creciente demanda de proteína animal de manera sostenible. 1 Los veterinarios están bien formados en salud pública, medicina comparada y medicina preventiva. Por lo tanto, la profesión veterinaria debe asumir roles de liderazgo clave en los esfuerzos de One Health. 1

Existen barreras para la adopción del concepto One Health. El obstáculo más importante es la necesidad de un liderazgo clave para adoptarlo, así como obtener la aceptación de los socios médicos, veterinarios, industriales y ambientales, para ejecutar un programa One Health. 1 La falta o la asignación incorrecta de recursos es otra barrera para la implementación amplia de One Health. En los países desarrollados, las limitaciones de recursos son probablemente la principal barrera para su puesta en marcha.

La educación y la comunicación juegan un papel fundamental en el desarrollo del concepto One Health, por lo que es importante integrarlo en la educación de las disciplinas relacionadas. 3 Los consumidores y las generaciones más jóvenes están muy lejos de la granja, de manera que su comprensión de la producción animal no es óptima. Los veterinarios y los productores deben tomar la iniciativa de comprometerse con las partes interesadas para sacar a la luz el importante papel que desempeña la ganadería en el uso de la bioseguridad para prevenir enfermedades, mejorar las prácticas de prescripción de antibióticos y alimentar al mundo de manera sostenible.

Creo que, en todos los niveles, el liderazgo es clave para la implementación exitosa de un programa One Health de prevención de infecciones. Los líderes deben poder comunicar su visión para promover una cultura mediante la cual la prevención de infecciones debe ser una parte integral para brindar el mejor cuidado a los animales, las personas y el medio ambiente, así como para proporcionar alimentos seguros y saludables. El liderazgo, por ejemplo, debe ser primordial para crear y mantener la cultura de brindar atención centrada en el paciente y mejorar el bienestar animal. Incluso los líderes más importantes deben escuchar constantemente los comentarios de su equipo y las partes interesadas, ya que One Health, como la bioseguridad, son procesos en constante cambio que requieren vigilancia y adaptación constantes.

El desafío de las enfermedades infecciosas

Las relaciones entre humanos y animales continuarán intensificándose debido a las prácticas ganaderas, el crecimiento del mercado de animales de compañía, el cambio climático y la alteración del ecosistema, el desarrollo antropogénico de hábitats y los viajes y el comercio mundial. 7,8 Así, a medida que se intensifican las interacciones animal-humano, también lo hace el potencial de zoonosis y zoonosis inversas. El sesenta por ciento de los patógenos tienen múltiples anfitriones, es decir, pueden moverse a través de las especies, y aproximadamente el 75% de las nuevas enfermedades infecciosas humanas emergentes son zoonóticas. 1,9 Existe un vínculo estrecho entre humanos y animales y esta interrelación puede ser un factor de riesgo crítico para nuestra propia salud y bienestar. 8 La aparición y reaparición de patógenos amenazará la salud y el bienestar de las personas y los animales durante el siglo XXI. 1,9 Las amenazas a la bioseguridad agrícola son diversas y tienen un impacto considerable en la ganadería. 10 Por lo tanto, debemos adoptar un enfoque integrado y holístico que refleje tanto nuestra profunda interdependencia como la comprensión de que somos parte de un sistema ecológico más amplio, conectado de manera exquisita y elaborada. 1

Las enfermedades emergentes y reemergentes en la interfaz humano-animal-ecosistemas ocurren con frecuencia. Esto incluye enfermedades transfronterizas altamente contagiosas con potencial pandémico, muchos brotes transmitidos por alimentos y zoonosis descuidadas o endémicas, como la tuberculosis bovina y muchas enfermedades parasitarias. 10,11

Nos encontramos ante una serie de factores, en su mayoría creados por el hombre, que contribuyen a que los microbios tengan más oportunidades de crear nuevos nichos, cruzar fronteras entre especies, viajar por el mundo y establecer nuevas cabezas de playa en poblaciones animales y humanas. 1 Algunos de los factores más importantes son: adaptación microbiana, transporte global y viajes, susceptibilidad del huésped, cambio climático, desarrollo económico y uso de la tierra, demografía y comportamiento humano, pobreza y desigualdad social. 1

Existe un consenso de que debido a la globalización y los problemas de bioseguridad de las ‘cuatro Tés’ (comercio, viajes, transporte y turismo, del inglés Trade, Travel, Transport and Tourism) están empeorando, por lo que se debe establecer un sistema de bioseguridad más sólido.10 La implementación de medidas para prevenir la propagación de microorganismos infecciosos debe ser  parte esencial del cuidado del paciente y el bienestar animal. Una atención médica excelente no es posible sin tomar medidas destinadas a prevenir o minimizar la propagación de enfermedades infecciosas entre personas y animales. Asimismo, limitar la introducción y la propagación de agentes patógenos a través de programas de bioseguridad en los sistemas de producción de ganado y aves de corral es primordial para el bienestar adecuado de los animales, salvaguardar nuestro suministro de alimentos, proteger la salud humana y el comercio.

El uso de antibióticos en humanos y animales ha aumentado las presiones selectivas para el desarrollo de resistencias microbianas y la aparición de microorganismos multirresistentes. 12,13 Este es un problema de One Health que requiere una cooperación multidisciplinaria para poder revertirlo. Es clave invertir más recursos en la investigación y el control de enfermedades zoonóticas y la gestión de sistemas complejos de producción de alimentos, ya que esta podría ser una estrategia efectiva para mejorar la salud general de humanos y animales. 3 En la industria animal, la bioseguridad implementada adecuadamente junto con los planes de vacunación y la administración de antibióticos podría disminuir o eliminar el uso de antibióticos, sin comprometer el bienestar animal. 13

Implementación de bioseguridad

Las prácticas de bioseguridad, la administración de antibióticos, el diagnóstico temprano y las innovaciones terapéuticas son herramientas importantes para combatir o controlar la aparición de resistencia a los patógenos y la propagación de enfermedades infecciosas contagiosas. 13 Sin embargo, la perspectiva limitada de nuevos antimicrobianos y vacunas más seguros y asequibles para curar y prevenir enfermedades, junto con la aparición de microbios multirresistentes; hace que las estrategias de prevención sean aún más vitales. 12,13 La implementación de un plan integral de bioseguridad para prevenir infecciones con el concepto One Health en mente mejoraría la colaboración, evitaría o limitaría la propagación de enfermedades, mejoraría la salud del rebaño y la precisión del diagnóstico, reduciría el uso de antibióticos, disminuiría los costes y salvaría vidas.

La bioseguridad debe ser proactiva en lugar de reactiva e involucrar a todos los niveles de la organización para que todos tengan un sentido de propiedad y sean responsables de implementar tales medidas. Esto es cierto en todos los niveles (institucional, regional, nacional e internacional) donde se debe adoptar un enfoque basado en el riesgo centrado en la prevención y anticipación de la aparición de enfermedades. 10 Por ejemplo, a nivel internacional, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ha adoptado una lista única de enfermedades animales e incluye requisitos de notificación, así como patrones de enfermedades emergentes con morbilidad/mortalidad significativa o potencial zoonótico.10

Un programa sólido de vacunación debería ser un elemento clave para la prevención de enfermedades infecciosas, pero existen limitaciones para la vacunación, ya que no puede proteger completamente a toda la población, las vacunas para muchas enfermedades no están disponibles y la vacunación no puede usarse para controlar enfermedades emergentes. 14 Los veterinarios usan la vacunación como una herramienta clave para mantener la salud de los rebaños. La vacunación es un elemento crucial para mantener un buen nivel de inmunidad que a su vez ayuda a reducir la incidencia de enfermedades. Por ejemplo, en perros, el uso de la vacuna para controlar la influenza es muy importante no solo para el perro que la recibe, sino para la población canina en general. Además, dado que los perros viven en contacto cercano con los humanos, la vacunación ayuda a reducir la aparición de nuevos virus (es decir, influenza) en perros con el potencial de infectar a los humanos, un riesgo zoonótico. Esto hace que el control de enfermedades como la gripe canina en la población canina no solo sea importante para la salud del perro, sino también para el bienestar humano. 15

Brechas recientes de bioseguridad

Las pandemias causadas por el coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV), el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV), la gripe aviar y la gripe porcina, aunque contenidas, mostraron cuán fácilmente los virus pueden mutar y saltar de una especie a otra. 16,17

El brote del virus de la diarrea epidémica porcina (PEDv), exótico en los Estados Unidos hasta mayo de 2013, se propagó rápidamente a través de granjas porcinas causando una alta mortalidad en cerdos jóvenes: se perdieron aproximadamente 7 millones de cerdos. 17,18 El PEDv se introdujo desde China, probablemente mediante el uso de contenedores intermedios flexibles a granel o en aditivos para piensos. 17-19 Como ha demostrado la crisis del PEDv, el movimiento accidental de patógenos asistido por humanos a través de las fronteras parece ser la causa principal de las brechas de bioseguridad animal. 10

En 2015, la industria avícola experimentó el impacto devastador de un virus de la influenza aviar altamente patógena (IAAP). Las aves silvestres migratorias fueron responsables de la introducción del virus en las bandadas comerciales; sin embargo, la transmisión de granja en granja también ocurrió. 20 Las brechas de bioseguridad parecen haber contribuido a la propagación de la IAAP entre granjas porque las granjas compartieron equipos, se produjo movimiento de personal entre las instalaciones afectadas y no afectadas y los vehículos de transporte se limpiaron y desinfectaron incorrectamente. 20 Como lo demostró el brote de IAAP, el movimiento de patógenos entre la vida silvestre y los animales domésticos ha sido un importante impulsor de la aparición de nuevas enfermedades. 10 De manera similar a como había ocurrido con el PEDv, las personas fueron un factor para las fallas de bioseguridad que contribuyeron al brote de IAAP.

El coste de las brechas de bioseguridad

Los costes de un brote infeccioso se pueden dividir en  fijos directos (remodelación de la instalación, mano de obra, equipo, servicios públicos),  variables directos (medicamentos, tratamientos, procedimientos, suministros, pruebas de diagnóstico),  indirectos (morbilidad, mortalidad, bajada del rendimiento deportivo, disminución de la productividad del trabajador, susceptibilidad) e intangibles (mala publicidad, pérdida de clientes, pérdida de oportunidades de enseñanza, disminución de la moral). 21,22 Además, en la ganadería, las enfermedades que afectan el comercio internacional o son zoonóticas tendrá diferentes impactos económicos en comparación con las que no lo hacen.

Las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria (IAAS) imponen una carga económica significativa al sistema de asistencia sanitaria humana. 22 En los Estados Unidos, 1.7 millones de pacientes al año sufren HAI (Healthcare-Associated Infections, infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria) y se cree que un tercio o más se pueden prevenir. 23 Los costes anuales directos del hospital para el tratamiento de las infecciones respiratorias agudas en los estados Unidos varían de 28.400 a 45.000 millones de dólares. 22 Como se mencionó anteriormente, la aparición de organismos resistentes a los antimicrobianos es un problema de One Health y la prevención de HAI es clave para reducir las infecciones resistentes y mejorar el uso de antibióticos. 23

Los brotes de enfermedades infecciosas en grandes hospitales veterinarios de enseñanza supusieron pérdidas de hasta 4 millones de dólares. 21,24 Una encuesta de hospitales de enseñanza veterinaria reveló que el 82% de las instituciones habían informado de un brote de una enfermedad infecciosa. Salmonella entérica fue la principal causa de brotes seguida de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina. 25 Al igual que con la medicina humana, mejorar la prevención de infecciones hospitalarias conducirá a la disminución de las infecciones respiratorias agudas y disminuirá la aparición de bacterias resistentes.

En los últimos años, han surgido problemas de bioseguridad ganadera en diferentes partes del mundo, caracterizados por sus altos costos y perfil público. 10 El brote de peste porcina clásica en 1997 le costó a los Países Bajos aproximadamente 2.400 millones de libras. El brote de fiebre aftosa de 2001 le costó al Reino Unido 7.000 millones de libras y obligó a sacrificar de 7 millones de animales. 10,18

La agricultura animal es importante para la economía de los Estados Unidos, ya que es una fuente primaria de alimentos y nutrición, un importante contribuyente a las exportaciones y está valorada en 165.000 millones de dólares. 26 La aparición en 2003 de encefalopatía espongiforme bovina le costó a los Estados Unidos y Canadá 3 a 4,000 millones de dólares en pérdida de comercio. 10 El brote de PEDv en los Estados Unidos le costó a la industria porcina de 900 a 1.800 millones de dólares. 27 El brote de IAAP de 2015 tuvo un impacto económico significativo en la industria avícola, del pavo y del huevo debido a la pérdida de animales y al impacto comercial negativo. En Iowa, se estimó que el brote costó 1.200 millones de dólares debido a la muerte de 30 millones de gallinas y 1.5 millones de pavos. 28 La aparición de una enfermedad como la fiebre aftosa en Estados Unidos tendría graves consecuencias comerciales que podrían representar pérdidas de más de 37,000 millones para la economía del país. 1 Actualmente, la peste porcina africana (ASFv) está devastando el mercado porcino en China y se está extendiendo a otras áreas de Asia y Europa. Se estima que si ASFv ingresa en Estados Unidos, costaría 16.500 millones de dólares durante el primer año del brote. 18

Conclusión

La ganadería se está convirtiendo en un sistema altamente integrado y global, que es muy importante tanto a nivel nacional como internacional. Este complejo sistema, combinado con la creciente frecuencia de enfermedades infecciosas emergentes, pone en riesgo la estabilidad de la economía estadounidense, la seguridad alimentaria y el ganado, las aves y la salud pública. 26 Esta industria vital para la economía de los Estados Unidos necesita posicionarse para defenderse de las enfermedades de los animales que puedan venir de otros países y las enfermedades zoonóticas. 26 Por lo tanto, la implementación de protocolos integrales de bioseguridad en diferentes niveles de la cadena de suministro (desde la granja hasta la mesa) es un paso fundamental para salvaguardar la producción animal, el comercio y mejorar la confianza del consumidor.

En una reciente declaración de consenso del sector equino, se concluyó que los veterinarios y gerentes deben ser conscientes de que existe un estándar de atención reconocible con respecto al control de infecciones. Esto significa que las medidas orientadas a minimizar la propagación de enfermedades infecciosas  y la educación deben ser parte de la atención brindada por los veterinarios a sus pacientes y clientes. El incumplimiento de estos estándares constituye una mala práctica y representa un incumplimiento de las responsabilidades éticas para los pacientes y clientes.14 Este mensaje puede aplicarse muy bien a la producción animal y resalta la importancia de adoptar un concepto de One Health.

No todas las medidas de bioseguridad son posibles de implementar o necesarias para cada granja lechera. Según el riesgo, los productores, en colaboración con su veterinario, decidirán qué protocolos de bioseguridad deben implementarse. Algunos hechos comunes para dicho programa son la identificación de animales, el mantenimiento de registros de salud, la vigilancia de enfermedades, la capacitación y educación del personal, la participación del liderazgo, el control del contacto directo e indirecto y la optimización de la higiene personal y ambiental. 14,29

La prevención de enfermedades infecciosas debe ser una práctica proactiva más que reactiva. Con el aumento de las zoonosis y otras enfermedades que pueden ingresar en un país desde el extranjero y su potencial de impacto catastrófico en las sociedades, es importante comprender y estimar las consecuencias económicas de las enfermedades. 9 Descuidar el control de enfermedades infecciosas no es ético, constituye mala práctica y puede ser muy costoso a corto y largo plazo. La bioseguridad no se detiene con los veterinarios. Los veterinarios deben asumir un papel de liderazgo, educando a los clientes y productores sobre la importancia de las prácticas de prevención de infecciones y las consecuencias de no hacer nada. Tener un plan de bioseguridad adecuado y la educación del personal ayudarían a prevenir o minimizar las consecuencias de los brotes de enfermedades, ahorrando así dinero y vidas.

Sobre el Autor

Lucas Pantaleon es un asesor veterinario, fundador de Pantaleon PLLC y tiene experiencia en diferentes sectores de la salud animal. Lucas posee una Maestría en Ciencias Veterinarias, un MBA y es un Especialista Certificado en Medicina Interna de Grandes Animales. Ser miembro de la Junta Directiva y del Comité Ejecutivo del Instituto Nacional de Agricultura Animal (NIAA) le permite participar en temas que son importantes para la agricultura animal, como el uso de antibióticos, la trazabilidad y las innovaciones en la agricultura. En su papel de asesor, trabaja en torno a temas que combinan ciencia, negocios, cooperación y colaboración, como la prevención de infecciones, One Health y la atención basada en valores. Educar y presentar ponencias en los Estados Unidos e internacionalmente es una de sus pasiones. Ha escrito muchos artículos sobre temas relacionados con la prevención de infecciones y la mejora de la atención al paciente. lucaspantaleon@gmail.com

Referencias

  1. King L. 2008. One Health: A New Professional Imperative In. American Veterinary Medical Association American Veterinary Medical Association. 1-76.
  2. Hasler B, Cornelsen L, Bennani H. 2014. A review of the metrics for One Health benefits. Revue scientifique et technique. 33:453-464.
  3. Xie T, Liu W, Anderson BD. 2017. A system dynamics approach to understanding the One Health concept. PloS one.12:e0184430.
  4. Dunowska M. 2007. Biosecurity In: Sellon DC, Long MT, eds. Equine Infectious Diseases. St Louis, MO: Saunders. 528-539.
  5. FAO. 2003. Biosecurity in Food and Agriculture In: Committee in Agriculture 17th ed. Rome: FAO.
  6. Weese J. 2004. Infection Control and biosecurity in equine disease control. EVJ. 46:654-660.
  7. Messenger AM, Barnes AN, Gray GC. 2014. Reverse zoonotic disease transmission (zooanthroponosis): a systematic review of seldom-documented human biological threats to animals. PloS one. 9:e89055.
  8. Daszak P, Cunningham AA, Hyatt AD. 2000. Emerging infectious diseases of wildlife–threats to biodiversity and human health. Science. 287:443-449.
  9. Pendell DL, Lusk JL, Marsh TL. 2016. Economic Assessment of Zoonotic Diseases: An Illustrative Study of Rift Valley Fever in the United States. Transboundary and emerging diseases. 63:203-214.
  10. Waage JK, Mumford JD. 2008. Agricultural biosecurity. Philosophical transactions of the Royal Society of London Series B, Biological sciences. 363:863-876.
  11. Bank TW. 2012. People, pathogens and our planet: The Economics of One Health. In. http://hdl.handle.net/10986/11892: The World Bank. 1-65.
  12. Sattar SA. 2006. Allen Denver Russell Memorial Lecture. The use of microbicides in infection control: a critical look at safety, testing and applications. Journal of applied microbiology. 101:743-753.
  13. Spellberg B, Bartlett JG, Gilbert DN. 2013. The future of antibiotics and resistance. The New England journal of medicine. 368:299-302.
  14. Morley PS, Anderson ME, Burgess BA. 2013. Report of the third Havemeyer workshop on infection control in equine populations. Equine veterinary journal. 45:131-136.
  15. Rodriguez L, Nogales A, Murcia PR. 2017. A bivalent live-attenuated influenza vaccine for the control and prevention of H3N8 and H3N2 canine influenza viruses. Vaccine. 35:4374-4381.
  16. L. H. 2013. The Dangers of Hubris on Human Health In: Global risks 2013, 8th edWorld Economic Forum. 28-33.
  17. Huang YW.2013. Origin, evolution, and genotyping of emergent porcine epidemic diarrhea virus strains in the United States. mBio. 4:737-713.
  18. Dee SA, Bauermann FV, Niederwerder MC. 2018. Survival of viral pathogens in animal feed ingredients under transboundary shipping models. PloS one. 13:e0194509.
  19. USDA-APHIS. 2015. Swine Enteric Coronavirus Introduction to the United States: Root Cause In: USDA- APHIS. 1-53.
  20. USDA-APHIS. 2015. Epidemiologic and Other Analyses of HPAI-Affected Poultry Flocks: June 15, 2015 Report In: USDA-APHIS. 1-38.
  21. Morley PS. 2002. Biosecurity of veterinary practices. The Veterinary clinics of North America Food animal practice. 18:133-155, vii.
  22. Scott D. 2009. The Direct Medical Costs of Healthcare-Associated Infections in the US Hospitals and the Benefits of Prevention In. Division of Healthcare Quality Promotion National Center for Preparedness, Detection, and Control of Infectious Diseases Coordinating Center for Infectious Diseases Centers for Disease Control and Prevention: 1-16.
  23. Roberts RR. 2010. Costs attributable to healthcare-acquired infection in hospitalized adults and a comparison of economic methods. Medical care. 48:1026-1035.
  24. Dallap Schaer BL. 2010. Outbreak of salmonellosis caused by Salmonella enterica serovar Newport MDR-AmpC in a large animal veterinary teaching hospital. Journal of veterinary internal medicine / American College of Veterinary Internal Medicine. 24:1138-1146.
  25. Benedict KM. 2008. Characteristics of biosecurity and infection control programs at veterinary teaching hospitals. Journal of the American Veterinary Medical Association. 233:767-773.
  26. Pendell DL, Marsh TL, Coble KH. 2015.. Economic Assessment of FMDv Releases from the National Bio and Agro Defense Facility. PloS one. 10:e0129134.
  27. Paarlberg P. 2014. Updated Estimated Economic Welfare Impacts of Porcine Epidemic Diarrhea Virus (PEDV). In. Dept. Agricultural Economics Purdue University. 1-38.
  28. Steimel D. 2015. Study: Avian flu cost Iowa dearly in jobs, economic output. In: Iowa Farm Bureau, 8/17/2015 ed2015.
  29. Jordan E. 2008. Biosecurity Practices for Dairy Operations. In. https://texashelp.tamu.edu/wp-content/uploads/2016/02/Biosecurity-Practices-For-Dairy-Operations.pdf: Texas A&M. :1-8.

© 2019 Dairy Knowledge Center, LLC. All Rights Reserved.

image_pdfimage_print