image_pdfimage_print

Fernando Díaz

Ofrecer como alimento la leche no vendible a las terneras se ha vuelto una práctica común en los últimos años. La leche no vendible representa del 1-4 % de la leche total producida en la granja e incluye leche procedente de vacas tratadas con antibióticos, los calostros de vacas recién paridas y la leche con alto contenido en células somáticas.

Usar la leche no vendible pasterizada en los programas de recría de terneras es económicamente beneficioso. Sin embargo, es una práctica controvertida ya que la contaminación con residuos de antibióticos podría incrementar el riesgo de resistencia a los antimicrobianos en la microflora ruminal e intestinal.

This content is locked

Login To Unlock The Content!
image_pdfimage_print

Related Posts