image_pdfimage_print

Nuria García-Fernández

El calcio es un micronutriente necesario para la adecuada formación y mantenimiento de huesos y dientes. Mas del 99 % de todo el calcio del cuerpo se almacena como hidroxiapatita y se encuentra en huesos y dientes, donde es vital para que estos tejidos se mantenga fuertes y sanos. El calcio restante circula por el cuerpo y lleva a cabo diversas funciones, como por ejemplo la contracción muscular y la transmisión de señales nerviosas.

En los adultos, el consumo diario de calcio recomendado por el National Institutes of Health es de unos 1000 mg. Niños y adolescentes tienen mayores requerimientos, que llegan hasta los 1300 mg diarios. Ya que el calcio es fundamental para el adecuado funcionamiento del organismo, es muy importante considerar cuáles son las mejores fuentes de calcio en la dieta. Los productos lácteos son la mejor fuente natural de calcio. Por ejemplo, un yogurt proporciona la mitad de los requerimientos diarios de calcio.

Un importante factor a considerar cuando se comparan diferentes fuentes de calcio natural es su biodisponibilidad. Aunque algunos alimentos vegetales, como las espinacas, contienen elevados niveles de calcio a nivel molecular, este calcio no se digiere fácilmente debido a que estos alimentos contienen compuestos que secuestran el calcio y limitan su digestibilidad. Uno de estos compuestos es el acido oxálico, el cual se encuentra en altas concentraciones en espinacas, acelgas y judías. Además, algunos estudios han demostrado que al consumir productos con elevado contenido en ácido oxálico en combinación con productos lácteos, la biodisponibilidad del calcio en estos últimos también se ve afectada.

¿Son la leche y los productos lácteos la mejor fuente de calcio?

Los productos lácteos son la mejor fuente de calcio natural. Se ha demostrado que la leche y otros productos lácteos tienen un impacto positivo en la densidad de los huesos, disminuyen las fracturas y mejoran su salud. Aunque otras fuentes vegetales alternativas pueden tener la misma cantidad de calcio que la leche, no se han llevado a cabo investigaciones que pueda garantizar que la biodisponibilidad del mineral es la adecuada y que este calcio tiene un impacto positivo en el organismo.

En conclusión, el consumo de leche y los productos lácteos es muy importante para mantener un aporte de calcio adecuado para el organismo.

image_pdfimage_print

Related Posts