image_pdfimage_print

Fernando Diaz

Durante las 3 últimas semanas de gestación aumentan las necesidades energéticas de la vaca debido al desarrollo fetal y a la síntesis del calostro. Paralelamente el consumo de materia seca (MS) disminuye significativamente durante este periodo. Este desfase entre consumo y demanda de nutrientes genera un balance energético negativo hacia el final de la gestación que se prolonga hasta varias semanas después del parto. Además, problemas de salud durante la transición tienen un impacto negativo sobre la rentabilidad de la explotación debido al incremento de los gastos veterinarios, disminución de la producción y del rendimiento reproductivo, además de descartes prematuros y muertes.

A pesar del alto número de ensayos de nutrición y fisiología realizados durante los últimos años, estos problemas siguen manifestándose e incluso han aumentado, asociados probablemente con el aumento en la producción de leche por vaca. Recientemente, un estudio publicado en Animal Feed Science and Technology evaluó como un suplemento de levaduras afectaría la producción láctea, los metabolitos sanguíneos y la condición corporal de vacas en transición durante periodos de estrés por calor.

This content is locked

Login To Unlock The Content!
image_pdfimage_print