image_pdfimage_print

Fernando Diaz

La extensión de la lactación, práctica de manejo en la que se retrasa la fecha de la primera inseminación deliberadamente, incrementa el intervalo entre partos y disminuye la proporción de vacas secas en la granja. Esto cambia la curva de la lactación alargando la fase descendiente. Por lo tanto, la producción lechera media diaria se reduce en vacas con lactación extendidas.

Usando el modelo lechero SimHerd, investigadores de Aarhus University, Dinamarca, compararon seis estrategias diferentes de lactaciones extendidas con el promedio de granjas Holstein danesas en las que el intervalo entre partos medio fue de 13 meses. Las seis estrategias para extender la lactación fueron: manejar todas las vacas, solo las vacas primíparas o solo las vacas multíparas para conseguir un intervalo entre partos de 15 o 17 meses mediante el retraso de la primera inseminación a los 106 o a los 166 días en leche, respectivamente.

This content is locked

Login To Unlock The Content!
image_pdfimage_print